Las garantías de origen alcanzan en estos momentos un precio de 6 €/MWh en el mercado español, incluso algunas fuentes hablan de precios más caros

“Tengo contratada una tarifa de luz que es 100% renovable”. Esta frase que hace años estaba de moda, ya no lo es tanto o eso parece viendo los datos de etiquetado de energía de 2022 que acaba de publicar la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Y es que cada vez son menos las comercializadoras que pueden decir que son verdes, 100% renovables o como quieran llamarlo. Según la CNMC, las comercializadoras que son 100% renovables y que por tanto son cero emisiones tras adquirir sus garantías de origen correspondientes han caído con fuerza hasta las 70 comercializadoras.

Anteriormente este dato superaba las 120 empresas como así sucedía en el año 2021, o lo que es lo mismo, más de la mitad de las comercializadoras que compraban energía en el mercado.

Por lo tanto cada vez son menos los españoles que pueden decir esa frase del inicio del artículo. Algo más de un tercio de comercializadoras. Pero en número de clientes es muchísimo menor ya que las grandes comercializadoras, más las que no han acudido al Sistema de Garantías de Origen y las Comercializadoras de Referencia (las que ofrecen el PVPC) no alcanzan o no han participado de ello.

Repsol es la única entre las grandes que es 100% renovable, ya que el resto tienen alguna filial o filiales que lo son, pero las grandes comercializadoras de mercado libre de Iberdrola, Endesa, Naturgy o TotalEnergies, no son 100% renovables.

Otras firmas menores como Audax, Holaluz, BP, Disa, Eni Plenitude, Gesternova, Hanwha (Imagina), PepeEnergy o Vodafone están en la lista.

GDOs más caras

Y es debido en gran parte a que hay un número menor de comercializadoras, la crisis energética ha hecho desaparecer algunas decenas de pequeñas compañías pero, sobre todo, es debido al encarecimiento de las garantías de origen.

Hasta hace muy poco, comprar los papelitos, como se dice en el argot del mercado eléctrico, era gratuito. Prácticamente no se pagaba. Poco a poco se fue encareciendo. A mayor demanda de energía verde, se fueron encareciendo esos papelitos. Primero 50 céntimos, luego un euro, dos y así hasta 5-6 euros por MWh de energía renovable.

Ya cada vez sale más caro pertenecer a una comercializadoras 100% verde. Si lo quieres hacer te va a salir más caro que en otras que no lo son, cuando en realidad todos perciben la misma electricidad.

Es sólo una manera de diferenciar el origen, pero la que llega a los hogares, empresas o administraciones públicas es la misma electricidad que la que llega a las de otras comercializadoras.

Los productores de renovables pueden obtener de esta manera una sobreprima a su producción/generación que últimamente se ve minusvalorada en el mercado cobrando precios más bajos de lo habitual.

En definitiva, el mercado actúa y ha hecho limpia de los que realmente estaban ahí porque salía gratuito, en cuanto se ha encarecido, sólo han aguantado un tercio de las comercializadoras.

Veremos el próximo año, cuando los clientes sepan que pagan más por ir de verdes.

Fuente: elperiodicodelaenergia.com

Contacta con nosotros para saber más sobre nuestros servicios

12 + 1 =