«Lo que vamos a tener seguro es una tarifa mucho más estable, menos sujeta a los riesgos de una gran volatilidad», ha señalado la ministra de Transición Ecológica

 

El Gobierno reconoce que la tarifa regulada de la luz será más cara a partir del próximo año tras aprobar la nueva metodología con la que se calcula. Teresa Ribera ha asegurado que el hecho de tener una tarifa menos volátil costará más a los consumidores

La modificación de la metodología de cálculo del Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), la tarifa eléctrica regulada, aprobada este martes por el Consejo de Ministros implicará facturas “mucho más estables” y “menos sujetas a los riesgos de una gran volatilidad”, ha afirmado la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera en una breve comparecencia ante los medios.

“Lo que vamos a tener seguro es una tarifa mucho más estable, menos sujeta a los riesgos de una gran volatilidad”, ha señalado Ribera, que, no obstante, ha admitido que esto podría derivar en un “pequeño incremento en el coste promedio” y, “puntualmente”, en “reducciones con respecto al coste promedio”.

Mercados a plazos

Desde el punto de vista técnico, Ribera ha explicado que la nueva tarifa incorpora una serie de porcentajes que corrigen la relación directa que existe actualmente con el precio del mercado ‘spot’ porque lo vinculan a la expectativa de precios en los mercados a plazo.

“Evidentemente, si el mercado a plazo resulta con una expectativa más barata de lo que luego finalmente se acaba materializando, se podría producir un efecto de menor precio en el precio que pagamos hoy”, ha ejemplificado.

Ribera ha manifestado que el cambio supondrá introducir “una especie de cobertura de riesgo, de prima de riesgo”, que se traducirá en “una menor dependencia de esa fluctuación de los precios en el día a día”.

La titular de Transición Ecológica ha admitido que “lo más seguro es lo que teníamos”, en referencia a una tarifa directamente vinculada a la evolución del precio del mercado mayorista. Sin embargo, este dejó en 2022 de ofrecer precios “en una horquilla razonable” y provocó que se hiciera “muy difícil” para los consumidores asumir incrementos “tan disparados” en sus facturas.

Reacción de las eléctricas

Por su parte, las compañías eléctricas han valorado “positivamente” la modificación de la tarifa eléctrica regulada, a la que están acogidos unos nueve millones de consumidores, alrededor del 34% de todos los domésticos, porque proporcionará más estabilidad al precio para el pequeño consumidor.

Según estas, el nuevo mecanismo no pierde completamente la variación horaria de los precios, dando las señales adecuadas para que la demanda traslade su consumo a las horas de menor precio, a la vez que generará más liquidez en los mercados a plazo, dado que las comercializadoras tendrán incentivos a comprar electricidad a plazo, replicando la cesta del PVPC.

La patronal del sector recuerda que desde hacía tiempo venía reclamando un mecanismo que redujera la vinculación del PVPC al mercado diario y que tuviera en cuenta los precios más estables que ofrecen los mercados a plazo.

Asimismo, recuerda que la aprobación de esta reforma permite a España cumplir con un compromiso adquirido con la Unión Europea y que quedó reflejado en el Real Decreto-ley 10/2022, de 13 de mayo, que estableció con carácter temporal el mecanismo de ajuste de los costes de producción de las centrales eléctricas de gas conocido como “excepción ibérica”.

La aprobación de este mecanismo se condicionaba a la reforma de la metodología del PVPC, con el objeto de reducir la volatilidad del mercado diario, mediante el procedimiento de introducir en su fórmula de determinación una referencia a una cesta de productos de los mercados a plazo (anuales, trimestrales y mensuales).

Fuente: elperiodicodelaenergia.com

Contacta con nosotros para saber más sobre nuestros servicios

13 + 1 =