La guerra ha provocado que se aceleren las energías limpias a la vez que se priorice el uso de combustibles fósiles como el carbón por aquello de la seguridad de suministro

 

El Comité Español del Consejo Mundial de la Energía (CECME), el Club Español de la Energía (ENERCLUB), el Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) del ministerio de Defensa y el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN) han presentado la décima edición de la publicación “Energía y Geoestrategia

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, indicó que la invasión rusa a Ucrania causa un impacto económico negativo que se plasma en un encarecimiento de los precios de la energía y deja al descubierto fallos en la estrategia de abastecimiento energético europeo. “Es necesario que Europa lleve a cabo una revisión exhaustiva de esta estrategia, garantizando no solo su sostenibilidad, sino también la seguridad del abastecimiento y la accesibilidad económica”, indicó. Igualmente, apuntó que la Ley de Reducción de Inflación (IRA) aprobada por Estados Unidos proporciona certidumbre y un marco económico claro para los inversores durante los próximos diez años, con “simplicidad y neutralidad tecnológica”.

Por su parte, Iñigo Díaz de Espada, presidente del CECME, resaltó la importancia de la publicación en su décimo aniversario, y como en el contexto actual, el trilema seguridad de suministro-competitividad-sostenibilidad, ha pasado a ocupar el centro de todos los debates, quedando patente la urgencia de buscar un equilibrio entre sus tres componentes. “Sin duda, uno de los factores que condicionará nuestra capacidad para equilibrar estos tres elementos del trilema energético, será el desarrollo tecnológico y la innovación. Las estrategias y ritmos que los diferentes países sigan en este campo tendrán efectos geopolíticos y de competitividad que no debemos perder de vista”.

El vicepresidente de Enerclub, Jordi Garcia Tabernero, destacó la idea de la unidad ante los retos. “Estamos convencidos de que hay que pisar el acelerador de la transición, no sólo por razones climáticas o medioambientales, sino también para garantizar la seguridad de suministro y la competitividad. Pero debemos vincular esa aceleración con el desarrollo industrial y de cadenas de valor en nuestro territorio”.

Para afrontar estos desafíos, Garcia Tabernero apeló a la cooperación a todos los niveles, con el fin de aunar esfuerzos, y encontrar sinergias. Se detuvo en la importancia de contar con la implicación del ciudadano para alcanzar de forma exitosa esta transformación.

En su intervención, el almirante Juan Francisco Martínez, dijo que “las fuerzas armadas se están sumando a los esfuerzos globales por la reducción de emisiones. Esto va a provocar una profunda revolución en cómo se adiestran y operan. Hay muchas esperanzas puestas en los sistemas de simulación digital, que convertirán parte del adiestramiento militar en virtual. También en la tendencia a que enjambres de sistemas simples sustituyan en parte a las complejas y pesadas plataformas tradicionales. Todo esto significará un notable ahorro en el consumo de combustibles fósiles, sumándose así las fuerzas armadas a la transición energética sin restar seguridas”.

A continuación, Víctor Baz, subdirector de Relaciones Internacionales de Repsol y Francisco José Dacoba, General de Brigada y director del IEEE, repasaron los asuntos clave de la geopolítica mundial.

Con el denominador común de las repercusiones de la guerra en Ucrania, analizaron los escenarios y los actores más relevantes del panorama internacional, con especial atención a los conflictos que, por su proximidad, más afectan a España, como la guerra en Ucrania y la inestabilidad en el África cercana.

Energía y Geoestrategia 2023

Los autores del estudio y su coordinador, el ex ministro de Industria y Energía Claudio Aranzadi, analizaron durante la jornada los asuntos abordados en esta nueva edición.

En su introducción, Claudio Aranzadi recordó alguno de los acontecimientos relevantes en el campo de la geopolítica de la energía en el último año, destacando los efectos de la guerra en Ucrania y más en concreto, “su impacto en direcciones opuestas sobre la transición energética. Por un lado, impulsando una aceleración de la entrada de tecnologías “descarbonizadoras” y por otro, provocando a corto plazo, por un imperativo de seguridad energética, un mayor recurso a combustibles altamente emisores de CO2 (el recurso al carbón en Alemania, China o India, es un ejemplo)”.

Trevor Tombe, catedrático del departamento de Economía de la Universidad de Calgary explicó que Europa está expuesta no solo a los shocks energéticos directos (invasión a Ucrania), sino también a los shocks energéticos indirectos, en especial de la región Asia-Pacífico. A medida que aumenta la incertidumbre a nivel mundial y el suministro energético global se interrumpe con mayor frecuencia, el tratar de reducir la dependencia de fuentes energéticas y productos extranjeros, se convierte en una prioridad política de primer orden para muchos países.

Berta Cabello, directora de Combustibles Renovables de Repsol, expuso el papel de los combustibles renovables en el transporte, cómo pueden afectar a la seguridad de suministro y las capacidades de España para desarrollar estas tecnologías. A su juicio, se está avanzando mucho, sobre todo, en la revalorización de residuos y cadenas de valor. Consideró necesario un marco regulatorio estable para continuar con este crecimiento.

Cayetano López, ex director general del CIEMAT, repasó la situación actual y la evolución de la energía nuclear, sus ventajas e inconvenientes, así como las diferentes tecnologías disponibles. Se centró en la tecnología de fusión, todavía en proyecto, aunque se mostró seguro de que se dominará esta tecnología, pero no a corto y medio plazo, y los posibles escenarios.

Felipe Sánchez Tapia, coronel, DEM, Profesor Asociado al CESEDEN. Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), analizó el papel de la región del Cáucaso-Caspio en la estrategia europea de desacoplamiento energético de Rusia, especialmente de gas y petróleo, y las posibles dificultades que entrañaría. Rusia tiene grandes intereses en esta parte del mundo, lo que genera un marco de incertidumbre.

Por su parte, Pablo Ahedo, teniente coronel ET. Departamento de Estrategia, Seguridad y Defensa, de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas, señaló cómo ha evolucionado la geoestrategia de la energía desde que empezó la guerra en Ucrania, y el potencial papel que Iberoamérica podría tener a futuro como suministrador real para Europa. Los países analizados han sido Méjico, Venezuela, Brasil, y Argentina, con casuísticas muy diferentes. Ahedo no prevé que Europa pueda sustituir el gas y petróleo ruso a través de estos países.

Fuente: elperiodicodelaenergia.com

Contacta con nosotros para saber más sobre nuestros servicios

14 + 1 =